Eight birds flying in the a pink painted sky

Darling is working to translate some of our content into Spanish. If you have edits or feedback on this translation, our team would love your input! Email blog@darlingmagazine.org and include Spanish Translation in your subject line.

For the English version, click here.

Translation via Jennifer Rodriguez

Primavera de 2019. No recuerdo cuándo sucedió ni cuándo noté el cambio, pero de repente, las cosas dieron un giro. Sentí como si todas las luces dentro de mí se hubieran apagado. Sentí que la depresión asomaba su fea cabeza hacia mí.

Manos temblorosas, sentada en mi auto, le envío un mensaje de texto a una amiga. No estoy bien. ¿Crees que podemos hablar? Fue lo más valiente que había hecho en mi vida—reconocer que no estaba bien. Le dije a alguien más y vocalicé que estaba luchando.

Fue lo más valiente que había hecho en mi vida—reconocer que no estaba bien.

Lágrimas rodaron por mi manga mientras sostenía mi teléfono, mirando hacia abajo a la respuesta rápida de mi amiga. Gracias por decírmelo. Sí, ¿puedes reunirte hoy para tomar un café?

Mi amiga no hizo nada épicamente heroico ese día, nada sobre lo que escribirían en el guión de una película, pero hizo toda la diferencia para . Interrumpió su día para sentarse conmigo. Ella invitó a otra amiga en común para reunirse con nosotras. Ella oró conmigo. Escuchó sin juzgar.

Las tres nos sentamos en una cafetería del este de Los Ángeles, con una de ellas a cada lado de mí. Tomaron mis dos manos mientras las lágrimas calientes rodaban por mis mejillas, y recorrimos los últimos meses, mis pensamientos y la pesadez que había estado sintiendo.

Las cosas no cambiaron drásticamente en ese momento, pero lo que sí sucedió fue que mientras ponía palabras a los pensamientos ansiosos y pesados ??que había estado experimentando, comencé a sentirme un poco menos estancada y paralizada. Fue como si al permitir la entrada de otras personas, les hiciera espacio para que me ayudaran a levantar una carga que no podía llevar por mi misma cuenta. Estaba sentada en una habitación oscura sin saber dónde estaba el interruptor de la luz, y ellas lo encendieron por mí.

Estaba sentada en una habitación oscura sin saber dónde estaba el interruptor de la luz, y ellas lo encendieron por mí.

Si estás luchando con sentimientos de ansiedad o depresión, te animo a que hables con alguien en quien confíes. A veces, no podemos alumbrar la oscuridad por nuestra propia cuenta, y eso está bien. Quizás, nunca fuimos destinadas a hacerlo solas.

Con amor,
Stephanie Taylor, Editora gerente en linea

Si usted o alguien que conoce necesita ayuda, visite National Suicide Prevention Lifeline o 211. También puede llamar a The Lifeline a este número para recibir asistencia gratuita y confidencial las 24 horas del día, los 7 días de la semana: 1-800-273-8255.

¿Quiénes son las personas con las que puedes compartir emociones difíciles? ¿Por qué es importante no callar las emociones fuertes?

Imagen vía Judith Pavón Sayrach

Total
4
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*